Carmen Santín UHU

Fotografía
Carmen Santín Vilariño
Dpto de Psicología Clinica, Experimental y Social de la Universidad de Huelva
Sexo en positivo
Imprimir

Temas sobre los que conversar:
Diferencias entre sexo, la sexualidad y el género; la construcción de la sexualidad; sexo en positivo, mitos sexuales, mitos sobre el amor, nuevas aportaciones a la sexualidad femenina,

Formación:
Estudié en un colegio concertado religioso de la ciudad de Sevilla. Una vez terminada la primaria realicé mis estudios, entonces de Bachillerato, en el Instituto G.A. Becquer, donde por primera vez me acerqué a la realidad social que estabamos viviendo entonces y encontré un fantástico elenco de profesorado que consiguió que me interesara por un montón de cosas pero sobre todo por conocer a la gente. Fue un profesor de filosofía el primero que me enseñó algunas cosas sobre psicología y la importancia de nuestro aprendizaje, nuestro entorno y nuestras experiencias en el desarrollo de nuestra forma de ser y de relacionarnos. Hasta entonces siempre había tenido muy claro que deseaba estudiar Ciencias Políticas (vivíamos años muy interesantes socialmente hablando) pero este profe consiguió que al final me decantara por la Psicología.
Después estudié la carrera en la Universidad de Sevilla. En aquel momento la duración de las mismas era cinco años. Ya en cuarto curso tenías que empezar a elegir asignaturas optativas de diferentes especialidades y de nuevo me surgía la duda de si volcarme en la psicología clínica o en la social. Empecé a hacer prácticas de Psicología Social en el Juzgado de Familia y aquella experiencia me impactó y me encantó. Pero poco después surgió la posibilidad de realizar prácticas en la Unidad de psiquiatría del Hospital Virgen Macarena de Sevilla y conseguí una plaza. Creo que casi todo lo que sé o el interés por seguir conociendo se lo debo a esta experiencia. Fueron dos años intensos (4º y 5º de carrera) acudiendo todas las mañanas a evaluar pacientes que estaban ingresados por alguna patología mental y poco a poco me dejaron ir haciendo intervención psicoterapéutica. Me interesó mucho una propuesta del servicio de Cardiología y UCI Coronaria que había puesto en marcha un proyecto de Rehabilitación Cardíaca para recuperar a los pacientes que habían sufrido alguna enfermedad cardíaca en menor tiempo. Empecé a colaborar con ellos tres días a la semana. Los pacientes realizaban diferentes ejercicios estando pero seguían encontrando muchas dificultades en la recuperación de su vida cotidiana básicamente por su estado de ánimo. En breve, me llamaron para que realizara evaluaciones y asesorías a pacientes que iban a ser intervenidos de cirugía cardíaca. Fue así como me planteé realizar mi tesis doctoral en la valoración de los resultados de intervención psicológica en diferentes tipos de pacientes cardíacos con y sin rehabilitación específica. Defendí mi tesis doctoral el 14 de febrero de 1996.
Durante todo ese tiempo, tuve ocasión de comprobar que una de las áreas más afectadas por la enfermedad (tanto mental como física) era la sexualidad. Durante los más de tres años que estuve trabajando en rehabilitación cardíaca tuve ocasión de comprobar que la mayoría de los pacientes experiementaban mucho pudor para preguntar por el tema pero que era uno de los que más le preocupaban. De hecho, tuvimos que incluir sesiones de “terapia de parejas” ya que la demanda resultaba altísima. Por otro lado, discutía mucho con mis compañeros y compañeras sanitarios (médicos/as , enfermeros/as, etc.) ya que se negaban a abordar el tema con los pacientes argumentando que no tenían formación sobre el tema y no sabrían que decir (además del pudor que tambien sentían).
Todo aquello me llevó a trabajar sobre todo en la necesidad de formar específicamente a profesionales de la salud y también educadores en el área de sexualidad pues, a pesar de ser un tema cotidiano y de estar presente en todos los programas, anuncios, canciones, películas, etc… seguimos manteniendo un elevado “analfabetismo sexual”.
A partir de ahí, ampliamos los objetivos de estudio a otras poblaciones, sobre todo jóvenes, con la idea de conocer qué variables impiden una adecuada prevención de las conductas de riesgo sexuales o cómo se relacionan algunas características de personalidad con algunos comportamientos o actitudes hacia diferentes aspectos de la sexualidad.

1 día en la vida de un científico:
En la Universidad no sólo nos dedicamos a investigar. La docencia es una parte esencial de nuestro trabajo ya que es a través de ella donde conseguimos hacer llegar a una población mayor los resultados de nuestras investigaciones y, por qué no, de nuestras dudas y divagaciones ya que nuestros alumnos y alumnas son potenciales investigadores de nuestras áreas de trabajo. Revisar de forma recurrente los avances en nuestro tema de estudio es esencial. Debemos saber qué se está estudiando, por quién y donde. No resulta especialmente complicado estar más o menos al día (y menos aún con los increíbles recursos informáticos de los que disponemos hoy). Siempre hay autores/as punteros y revistas específicas que identificaremos pronto.
Si es importante que estas lecturas no lleven a la reflexión sobre nuestras propuestas de trabajo. No sólo resultarán imprescindibles para contrastar y aclarar nuestros resultados sino que enriqueceran las nuevas propuestas. Al fin y al cabo, en eso consiste, que entre todos y todas vayamos llegando a conclusiones o propuestas útiles para la sociedad en general.
Si tenemos una investigción concreta en marcha, habrá que estar pendiente a la recogida de datos, contactar con la población que queremos estudiar, seleccionar cuidadosamente las pruebas que vamos a solicitar a estas personas, etc…
Algo importante es que una no trabaja sola. Somos “equipos de investigación” y todos/as aportamos al proyecto. Algunos/as más en sus apectos teóricos, otros en la recogida de datos, otros/as en su análisis… pero lo más importante es que al final, los resultados y las conclusiones tiene que ser de todos/as. Para mí es la parte más interesante: la puesta en común de lo que cada uno/a considera es relevante o tiene implicaciones sociales o personales de nuestros resultados.

Aficiones:
Mi principal afición es leer. Y no sólo trabajos científicos. Me encanta la novela histórica y de intriga. Sí es verdad que, dado que el tema objeto de mis estudios es una constante en la vida de cualquier persona y de cualquier época, al final siempre termino encontrando algunas ideas respecto a por qué el autor o autora expone la sexualidad de tal manera, su peso en la historia del/la protagonista…
También me encanta nadar. Es cierto, que es complicado sacar tiempo para ir a hacer deporte (por lo menos en mi caso) pero últimamente lo estoy recuperando a través de mis hijos (vamos a nadar juntos) y mi espalda lo agradece mucho. Al fin he conseguido no quitarle mucho tiempo a nada y al mismo tiempo hacer algo para mí misma.
Y también me encanta el cine. No voy tanto como quisiera y tengo cientos de películas en casa (entre DVDs y discos multimedias) con un montón de clásicos y otras. Pero me pasa igual que con los libros y suelo terminar analizando aspectos más colaterales del film. Hay algunas peliculas ilustran de manera fantástica algunos de los temas que trabajamos y suelo utilizarlas en las clases para reflexionar con mis alumnos y alumnas.
Pero lo que más me gusta es viajar y lo hago siempre que puedo y por diferentes motivos. Salir del entorno cotidiano, escuchar otras voces, ver otras caras o comprar el pan en otra tienda ya me parece divertido. Quiero decir que ir muy lejos está muy bien (muy, muy bien) pero salir a otros pueblos o ciudades está genial.

Centro o departamento:
Trabajo en el Dpto de Psicología Clinica, Experimental y Social de la Universidad de Huelva

Línea de investigación en la que trabajas actualmente
Estamos relacionando diferentes aspectos de la vivencia de la sexualidad (erotofilia/erotofobia, creencias sobre el amor romántico y las relaciones de pareja, tipos de fantasías sexuales utilizadas,…) con variables actitudinales y de comportamiento (actitudes hacia la homosexualidad, conductas de riesgo,..). También intentamos relacionar estas variables sexuales con otros ámbitos de la personalidad (por ejemplo, si la forma de expresión de la ansiedad o las preocupaciones por la salud y la calidad de vida en general se reflejan en la vivencia de la sexualidad)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *