Araceli López Serena

Lengua española

Nombre de la mesa: Hacer ciencia desde la perspectiva de las Humanidades: la lingüística como “ciencia humana”

Temas sobre los que conversar

Generalmente, la visión que se tiene sobre la ciencia toma como prototipo la investigación que se lleva a cabo en el ámbito de las ciencias naturales. Esto trae consigo dos consecuencias indeseables. Por un lado, que rara vez se considere a los lingüistas como científicos propiamente dichos. Por otro, que los lingüistas que aspiran a ser considerados científicos se autoconvenzan de que no les queda más remedio que emular los procedimientos de las ciencias naturales. Para resolver esta aparente paradoja, puede ser interesante plantearse cuestiones cómo qué se considera conocimiento científico fiable en el campo del estudio sobre el lenguaje, qué tipo de preguntas de investigación se formulan, qué clase de explicaciones se ofrecen, cómo se obtienen los datos, con(tra) qué evidencia se cotejan, etc. Si se procede así, es posible que aceptemos una visión de la ciencia más amplia y algo distinta a la que habitualmente damos por buena. Para ello, es fundamental que hayamos averiguado de antemano cuál nuestra concepción de la ciencia:
- ¿por qué diferenciamos entre conocimiento científico y conocimiento no científico?
- ¿qué requisitos son imprescindibles para considerar una determinada investigación como actividad científica?
- ¿estos requisitos son iguales para todos los tipos de ciencia, independientemente de que se ocupen de objetos o de sujetos?
-¿qué características reúne el llamado “método científico? ¿Y una explicación científica?
- ¿por qué debe saber responder a todas estas interrogantes un científico?

Formación

Estudié EGB en un colegio público de Gines que se llama Carmen Iturbide. Para cursar el Bachillerato y COU me trasladé al Colegio Aljarafe, en Mairena del Aljarafe. Después hice la licenciatura de Filología Hispánica en la Facultad de Filología de la Universidad de Sevilla. Empecé la tesis doctoral en la Universidad de Múnich y cuando la terminé en la Universidad de Sevilla, antes de volver a ella como profesora estuve trabajando en la universidad alemana de Passau y en la sede de Cáceres de la Universidad de Sevilla. Como parte de mi formación, he sido también investigadora o profesora visitante en las universidades de Tübingen y Berlín, en Alemania, de Nueva York, en Estados Unidos, y París 8, en Francia, y he dado conferencias en diversas universidades europeas (sobre todo en Italia, Bélgica, Alemania y Suiza), latinoamericanas (Brasil, Perú, Uruguay) y españolas (Barcelona, Madrid, Valencia, Cádiz, Almería).

1 día en la vida de un científico

Es muy difícil describir un día en la vida de un lingüista que se dedique, como yo, al análisis de las diferencias entre la lengua hablada y la escrita, que resulte prototípico de nuestro trabajo, porque todos los días que dedicamos a la investigación son distintos. A veces, cuando estamos preparando un artículo, una conferencia o un libro sobre un tema nuevo, dedicamos la mayor parte del día a documentarnos sobre el estado de la cuestión, es decir, a averiguar qué se ha escrito ya sobre el tema que nos interesa. Esto hace que no dejemos nunca de estudiar, de extraer notas de la bibliografía y, sobre todo, de aprender.
Cuando ya tenemos elaborado el estado de la cuestión, solemos seleccionar los datos que queremos analizar teniendo en cuenta una serie de preguntas de investigación que normalmente nos han ido surgiendo mientras leíamos la bibliografía preexistente. Para ello consultamos bases de datos diversas, con corpus de lengua hablada o escrita, o elaboramos nuestros propios corpus grabando a distintos hablantes en sus interacciones orales o escogiendo formas textuales diversas de los usos lingüísticos que nos rodean. Si somos nosotros quienes construimos nuestros propios corpus, después de obtener las grabaciones necesarias tenemos que pasar bastantes horas revisando los archivos de audio y transcribiéndolos de acuerdo con un sistema de transcripción con el que estén familiarizados nuestros colegas.
Una vez analizados los datos, viene una de las fases más creativas: presentar los resultados que estos arrojen de manera que sirvan para dar respuesta a las preguntas de investigación que nos formulamos al principio. En ocasiones, también nos vemos obligados a modificar estas preguntas de investigación, a rechazar su pertinencia, etc.
Una vez que se ha concluido una investigación, debemos ponerla a disposición del resto de la comunidad científica. Para eso acudimos a congresos donde presentamos comunicaciones o, cuando ya tenemos una cierta trayectoria, conferencias plenarias. Estos días de trabajo son muy distintos a los anteriores, porque en vez de trabajar en la soledad de nuestros despacho y de concentrarnos en nuestras lecturas y nuestros análisis, aprovechamos para discutir con otros colegas sobre nuestras investigaciones y las suyas, para identificar intereses comunes para futuros proyectos, etc.

Aficiones

Mis aficiones principales son la lectura (¡qué sorpresa!, ¿verdad?), el cine, la música (sobre todo el jazz) o los paseos por el campo y la playa. Como mi trabajo es bastante sedentario, suelo ir al gimnasio todos los días. Como se trabaja por objetivos y no por horas y eso genera bastante estrés, trato de hacer yoga al menos una vez a la semana. Y como mi trabajo es bastante solitario, aprovecho los fines de semana para ir a comer o a cenar con amigos.

Centro o departamento

Departamento de Lengua Española, Lingüística y Teoría de la Literatura (Facultades de Filología y de Comunicación)

Línea de investigación en la que trabaja actualmente

- Diferencias entre la lengua hablada y la escrita
- Características sintácticas, pragmáticas y discursivas de la interacción oral
- Historia del pensamiento lingüístico
- Cientificidad del pensamiento lingüístico