Francisco M. Carriscondo Esquivel

Lengua Española

Nombre de la mesa: ¿De verdad no es importante hablar de la lengua española?

Formación

La presencia de la lengua española como noticia –ya no su uso– en los medios de comunicación es una realidad más que demostrable. Aun así, para los más incrédulos, mostraremos dicha evidencia. Por ejemplo, ¿te has parado a pensar cuántas palabras usan los jóvenes al hablar?, ¿o por qué ocultamos la realidad mediante un disfraz léxico, usando palabras distintas a las que deberíamos usar?, ¿o por qué se piensa que hay que suprimir determinadas palabras del diccionario, pensando que así dejan de molestar a determinados colectivos?, ¿o por qué nos cuesta darle a algunos términos significados que antes no tenían (pensamos, como muestra, en el término matrimonio)?, ¿y qué tienen que decir los expertos sobre el presunto sexismo del lenguaje?, ¿es sexista o no la lengua española? Hablaremos entonces de estos temas y de los que surgen en los medios de comunicación relacionados con el español: ¿De verdad que los españoles no muestran interés por los temas que tienen que ver con su lengua? Los medios de comunicación recogen noticias que abordan la lengua española: por ejemplo, sobre su presencia en países como Estados Unidos; o, dentro de nuestro país, sobre su situación en las comunidades autónomas bilingües. Dado que estamos en Andalucía, hablaremos también de esta variedad del español y del ruido mediático que ha generado: que si es una lengua o no lo es; por qué se le considera poco prestigiosa; que si debemos hablarla o no; etc.

1 día en la vida de un científico

La vida de un científico es de lo más normal del mundo: levantarse, trabajar, comer, trabajar, cenar y dormir. Esa es nuestra rutina. Si la suerte nos pilla trabajando es cuando podremos tener la fortuna de encontrar algo valioso para la ciencia (y, por ende, también para la sociedad). Pero, ya digo, debe pillarte trabajando, que es lo que hacemos la mayor parte del día. Eso sí, hay que evitar, en la medida de lo posible, que las horas de trabajo no consistan en rellenar papeles y más papeles por temas de burocracia (y esto, desgraciadamente, es cada vez más difícil). Y, además, ¡¡ten en cuenta que uno es científico las veinticuatro horas del día!! Por tanto, hay que estar atento al dato que puede surgir en cualquier momento, hay que estar ojo avizor: tener a mano el cuaderno, ¡llevárselo incluso al dormitorio!, y anotar lo que luego, en las horas de trabajo, puede ser motivo de investigación y, quién sabe, genial hallazgo.

Aficiones

Leo todo el tiempo (forma parte de mi trabajo y, como me gusta y es lo que más hago, entonces entiendo que estoy de vacaciones los trescientos sesenta y cinco días del año). Escribo de vez en cuando. Camino todos los días y, con los amigos, hago excursiones (como si fuéramos jóvenes exploradores en busca de tierras ignotas). Me gustaría jugar más al baloncesto y sacar a menudo la bicicleta, pero no tengo tiempo. Soy un fanático de Star Wars (pero sólo de la trilogía original; bueno, se salva Rogue One) y de los Clicks de Playmobil (cuando quieras te enseño mi cole). Mis series favoritas son Better Call Saul, Cosmos de Carl Sagan y las de la BBC de Mary Beard sobre el Imperio Romano.

Centro o departamento

Universidad de Málaga – Facultad de Filosofía y Letras – Departamento de Filología Española – Campus de Teatinos – 29071 Málaga (España)

Línea de investigación en la que trabaja actualmente

Trabajo esencialmente sobre diccionarios de la lengua española, los actuales y los que han ido surgiendo a lo largo de la historia. También sobre el léxico del español de todos los tiempos. Mi más reciente incorporación a mis intereses como investigador ha sido estudiar las lenguas como realidades noticiables, es decir, objeto de tratamiento mediático.