Gloria Fernández-Mayoralas Fernández

Ciencias Sociales, Geografía Humana, Demografía

Nombre de la mesa: Envejecer activamente: un reto para la ciudadanía del siglo XXI.

Temas sobre los que conversar

La investigación sobre vejez y envejecimiento ocupa una posición de frontera y atañe a científicos de diferentes disciplinas que pueden aportar respuestas diversas a las preguntas de investigación. Requiere, por tanto, una actuación multidisciplinar, interdisciplinar y transdisciplinar, pues su ámbito de acción involucra a muchas disciplinas, pero es superior al de cada una de ellas.
El envejecimiento es un proceso biológico, objeto de estudio al amparo de las teorías biogerontológicas que lo consideran como un proceso interno de decaimiento y deterioro que cursa con la edad y termina en la muerte. Es también un proceso contextual, externo al individuo, que puede ser analizado bajo múltiples disciplinas y escalas (micro, meso, macro). El envejecimiento de la población no es un hecho aislado, es un proceso global/mundial, generalizado, que afecta a toda las sociedades y territorios. Y, sobre todo, es un logro y un éxito de la humanidad, porque nunca antes generaciones enteras habían podido tener la esperanza de vida y la expectativa de vivir una vejez tan prolongada.
En la charla, desde una perspectiva de ciencia social (demografía, estudios de población, geografía humana, sociología, psicología social, salud social,) se mostrarán los elementos que definen el envejecimiento, su evolución, sus causas y consecuencias, las condiciones y calidad de vida de las personas mayores en España y su distribución territorial, el significado de envejecer bien y los modelos asociados, las diferencias en el proceso de envejecer que tienen hombres y mujeres, y el papel de los medios de comunicación en la imagen de la vejez.

Formación

Estudié primaria y secundaria en Madrid, en el colegio de las Madres Mercedarias de San Fernando y en el Instituto Público de Bachillerato Lope de Vega.
Desde siempre me interesó conocer por qué somos como somos, cómo el lugar en el que naces y cuándo naces te pueden influir en cómo eres. Como anécdota, escribía pequeñas novelitas en las que cambiaba algún aspecto de mi biografía y jugaba con lo que podría ser diferente a lo que era. Así que dudé entre varias carreras pero finalmente me decanté por Geografía e Historia, que cursé en la Universidad Complutense de Madrid (UCM), especializándome en Geografía (Tesina de Licenciatura).
Realicé mi Tesis Doctoral gracias a una beca de Formación de Personal Investigador, en el Instituto de Geografía Juan Sebastián Elcano, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), doctorándome en Geografía Humana en la UCM.
Antes de trabajar en el CSIC trabajé en una empresa de estudios de mercado y opinión pública. He realizado estancias breves de investigación en la Universidad de Sheffield (Reino Unido), en el German Centre for Research on Ageing (Heidelberg), en la Universidad de Rhodes (Grahamstown, South Africa), en el Instituto de Investigaciones Sociales (Universidad Nacional Autónoma de México), y en la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO, Universidad de Buenos Aires, Argentina), entre otras.

1 día en la vida de un científico

Todas las personas que nos dedicamos a la ciencia, pero especialmente quienes nos dedicamos a investigar sobre problemas y retos sociales, tenemos que estar muy atentos a la actualidad social que aparece en forma de noticias en los medios de comunicación.
Por lo demás, cuando afrontamos un objetivo de investigación seguimos unas pautas más o menos estándares: i) diseñamos nuestras preguntas e hipótesis de investigación; ii) buscamos otras investigaciones (referencias bibliográficas) que se hayan realizado sobre el tema o temas similares y que puedan ofrecernos apoyo a nuestras hipótesis o todo lo contrario; iii) indagamos si exiten datos oficiales sobre el tema de investigación; si no existen, lo que suele ser habitual, diseñamos procedimientos de obtención de información (encuestas de carácter cuantitativo o entrevistas cualitativas) para elaborar nuestros propios datos primarios que ayuden a responder nuestras preguntas de investigación; también podemos buscar y utilizar otro tipo de datos secundarios (noticias, documentos escritos, documentos sonoros, documentos visuales…) que puedan ayudarnos a interpretar la información cuantitativa y poner en contexto la cualitativa; iv) estructuramos toda la información que hemos obtenido (tablas, figuras, mapas…); v) escribimos nuestros resultados, respuestas, interpretaciones, y soluciones a nuestras preguntas…… y nos hacemos otras nuevas.
En todo este proceso, el trabajo en equipo, las reuniones y debates con colegas, son muy importantes y enriquecedores para la investigación y también personalmente. Aquí puede incluirse la presentación de resultados preliminares en congresos y seminarios, y el debate con colegas de otras universidades y países, así como las estancias de investigación.
Pero todo esto no serviría más que para el progreso del conocimiento y la disciplina si no ocupáramos nuestro tiempo también trasladar nuestros resultados, conclusiones y soluciones a la sociedad, colaborando, p.e. mediante informes, con los agentes sociales y políticos (ayuntamientos, diputaciones, comunidades, sindicatos, asociaciones, OSC, etc.), pero también formando estudiantes y nuevos investigadores, y dando charlas y conferencias a distintos públicos interesados.
Así que, el día a día de un científico social es muy diverso, dependiendo de la fase en la que se encuentre cada investigación (podemos desarrollar al mismo tiempo varias investigaciones) y de la tarea específica: preparación de clases/docencia, supervisión de doctorandos, preparación de presentaciones/congresos, elaboración de artículos, etc.
En los últimos 8 años, he compatibilizado mi actividad científica, con la actividad de gestión como directora del Instituto de Economía, Geografía y Demografía. Es también una tarea apasionante, aunque tiene una importante carga burocrática.

Aficiones

Soy muy clásica en mis aficiones y muy familiar: lo que más me gusta es ver películas (sobre todo en el cine, pantalla grande), pero también me encanta pasar el fin de semana leyendo y escuchando música, y en todo ello coincido con mi pareja (y a veces con mi hija, pues ya tiene 25 años). También solemos salir a comer, cenar o tomar una copa con familiares y amigos, o invitarlos a casa.
Sin embargo, igualmente encuentro tiempo para hacer senderismo con mis amigas del colegio, quienes compartimos dos o tres veces al año un fin de semana “cultural y gastronómico” (y “de chicas”) por alguna región de España (de momento…).
Y como también me gusta conocer cómo se vive en otros países, intento reservar algunos días con ese propósito cuando voy a algún congreso o en mis estancias de investigación.
Caminar y nadar son actividades que procuro hacer con más regularidad en mi día a día. Y mis vacaciones las suelo pasar en la playa.

Centro o departamento

Departamento de Población, del Instituto de Economía, Geografía y Demografía (IEGD), en el Centro de Ciencias Humanas y Sociales (CCHS), del Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

Línea de investigación en la que trabaja actualmente

Pertenezco al Grupo de Investigación en Envejecimiento (GIE-CSIC), que lleva investigando sobre las condiciones de vida y la calidad de vida de la población mayor (personas con 65 y más años) y adulta mayor (personas con 50 y más), sus condiciones de salud, sus redes familiares y sociales, sus recursos económicos, cómo utilizan su tiempo, etc…
Actualmente coordino un Programa de Actividades de Investigación sobre Envejecimiento Activo, Calidad de Vida y Género (http://encage-cm.es/) que tiene como objetivo contrastar la visión académica/científica con la que tienen las propias personas mayores, agentes sociales, organizaciones de la sociedad civil, y empresas, sobre el significado de envejecer activamente y el papel del género en este proceso.