Ignacio Luque Romero

Bioquímica y Biología Molecular.

Nombre de la mesa: El código genético, es sólo una aburrida tabla de letras?

Temas sobre los que conversar

El material genético de los organismos vivos (el ADN) guarda información para sintetizar proteínas. En el DNA esta información se encuentra escrita en un lenguaje de nucleótidos que hay que traducir en un lenguaje de aminoácidos para sintetizar las proteínas. En los años sesenta del siglo pasado, los científicos descubrieron el diccionario que usan las células para traducir cada palabra del lenguaje de nucleótidos en las palabras del lenguaje de aminoácidos. Este diccionario ocupa no más de la mitad de un folio, así que lo escribieron en forma de tabla y lo denominaron código genético. Su descubrimiento fue uno de los grandes hitos de la Biología y produjo la sensación de haber encontrado la clave de todo lo que ocurre en una célula viva. Han pasado unos 50 años desde aquellos descubrimientos y desde entonces numerosos trabajos científicos nos demuestran que no todo está escrito en este diccionario y que las reglas gramaticales del lenguaje de nucleótidos y el de aminoácidos son mucho más complejas y no exentas de casos excepcionales. No obstante, aquella tabla que ocupa menos de medio folio sigue siendo válida y su estudio no deja de sorprendernos con nuevas averiguaciones sobre la herencia y el origen de la vida en nuestro planeta.

Formación

Inicié mis estudios en el colegio San Francisco de Paula y cursé el bachillerato en este mismo colegio y en el instituto Luca de Tena. Realicé mis estudios universitarios en la Universidad de Sevilla donde me licencié en Biología. Tras ello, hice un doctorado en el Instituto de Bioquímica Vegetal y Fotosíntesis de la Universidad de Sevilla y el CSIC. Posteriormente realicé estancias postdoctorales en el Center for Advanced Biotechnology and Medicine (Nueva Jersey, EEUU), en el Instituto Pasteur, en la École Normale Supérieure (París, Francia) y en la Universidad de Alicante. Actualmente soy Científico Titular del CSIC en el IVBF.

1 día en la vida de un científico

El día de un científico no se diferencia mucho de la vida del resto de la gente. Los quehaceres cotidianos son similares a los de todo el mundo y el trabajo del laboratorio no está exento de sinsabores. No obstante, el hecho de enfrentarte a un reto científico es muy estimulante y hallar la solución del problema al que te enfrentas es extraordinariamente gratificante. Una de las cosas que más me gusta del trabajo del investigador es que requiere el contacto frecuente con científicos de otras partes del mundo y también que permite realizar estancias en otros laboratorios en las que se aprende muchísimo. Creo que es este aprendizaje continuo lo que estimula realmente al científico en su día a día.

Aficiones

Me gusta mucho viajar y descubrir nuevos lugares. Todos los años realizo uno o varios viajes con mi familia, esto me encanta. Por otro lado, soy un gran amante de la lectura y de un deporte, correr. Pero realmente lo que me gusta es hacer cosas, en el sentido de "construirlas". Me encanta la carpintería, la jardinería, el bricolaje e incluso la construcción. Cuando tengo algún tiempo también dibujo cómics y reparo objetos antiguos.

Centro o departamento

Instituto de Bioquímica Vegetal y Fotosíntesis (CSIC y Universidad de Sevilla).

Línea de investigación en la que trabaja actualmente

En nuestro grupo de investigación usamos como organismos modelo unas bacterias extraordinariamente interesantes, y lo son precisamente porque en muchos aspectos no se parecen al resto de las bacterias. Los organismos con los que trabajamos se llaman cianobacterias y realizan la fotosíntesis, al igual que las plantas. Algunas de ellas son pluricelulares, lo que las diferencia de la mayoría de las otras bacterias. En nuestro laboratorio estamos estudiando dos aspectos fundamentales que son la división celular y la traducción del mensaje genético. Se podría pensar que ambos fenómenos probablemente ocurren en las cianobacterias de un modo idéntico a cómo se ha descrito en otras bacterias, pero cuando uno empieza a investigar encuentra que en nuestros organismos ambos procesos tienen numerosas peculiaridades.