Juan Francisco Mota Poveda

Botánica

Nombre de la mesa: Vivir en hábitats extremos: el mundo secreto de las plantas

Temas sobre los que conversar

¿De qué se ocupa la Botánica? ¿Quedan especies vegetales por describir? Riqueza florística de Almería (patrimonio vegetal). ¿Están desiertos los desiertos? ¿Hay plantas raras en Almería? ¿Qué es una especie invasora? ¿Por qué son interesantes las plantas que viven sobre los yesos u otras rocas especiales? El paisaje vegetal de la provincia de Almería. ¿Qué es la resturación ecológica? ¿Son complejas las plantas?

Formación

Estudié en un colegio público de Águilas (Murcia) y luego cursé el bachiller en único instituto que había entonces en ese municipio. Sin embargo, como casi todos los adolescentes, tenía ganas de aventura así que, apoyado por mis padres, hice COU en Granada y luego estudié Ciencias Biológicas allí. Soy un biólogo vocacional inspirado, como otros muchos de mi generación, en Felix Rodríguez de la Fuente. De hecho, mi vocación inicial era el mundo de los animales, pero descubría las plantas y a los botánicos. Me soprendió eso de que las plantas vivan en sociedades y me incliné por la Botánica. No me arrepiento, aunque hubiera sido igualmente feliz estudiando animales, fósiles, … También me doctoré por la Universidad de Granada con una tesis que se ocupó de las comunidades vegetales de alta montaña de todas las cordilleras Béticas. Esa tesis me exigió un gran esfuerso físico y mental dado que muchos lugares eran, y aún lo son, bastante inaccesibles. Pero gracias a ella puedo presumir de conocer un montón de sitios y plantas extraordinariamente interesantes. En concreto las zonas de los arenales dolomíticos del Trevenque y los Alayos (Sierra Nevada), me impresionaron por ser islas áridas situadas casi a 2000 metros de altura con una flora endémica única.

1 día en la vida de un científico

Puedo decir que yo tengo “dos” clases de días. Por una parte están aquellos que se desarrollan en el despacho (y laboratorio) y por otra los que salimos de campo. Casi todos los días “en casa” suelen haber muchos asuntos burocráticos que hay que resolver con urgencia, así que diré que disfruto más de las tardes-noches cuando me pongo a trabajar en el análisis de los datos y la redacción de artículos. Escribir un buen artículo científico requiere dos cosas importantes. La primera es tener información que merezca la pena contar a otros colegas. La segunda, y no menos importante, es saberla contar. En eso consiste básicamente comunicar en ciencia. Cuando encuentro la “inspiración” suelo quedarme hasta tarde escribiendo. Luego, como ya he dicho, hay otro tipos de días, que casi siempre muy especiales, los de campo. Esos días salimos a recoger muestras o a estudiar las plantas en el campo. En estas ocasiones hay un estrecho contacto entre la gente que compone nuestro grupo de investigación.Son además días estupendos para discutir ideas in situ o en la sobremesa. En este momento, casi todas estas salidas de campo se ciñen a Almería o la zona oriental de Andalucía, pero hemos recorrido toda la Península Ibérica con proyectos como los de la flora de yesos. En la actualidad también trabajamos con colegas italianos en la flora yipsófila Italiana, especialmente en Sicilia, y con otros investigadores españoles y del N de África mientras preparamos una guía de árboles y arbustos de este amplio territorio. A los que nos gusta la naturaleza, el trabajo de campo nos hace felices y esos días, a veces duros, siempre se recuerdan con nostalgia.

Aficiones

Como ya he dicho, me gusta el contacto con la Naturaleza y por suerte mi trabajo me permite satisfacer esta necesidad con bastante frecuencia. Soy un biólogo vocacional y admiro a los grandes naturalistas del siglo XIX que viajaron recorriendo el mundo. De hecho, creo que muchos botánicos como yo están impregnados del espíritu de Humboltd, Wallace o Darwin. Hay que recordar que el viaje de Charles Darwin a bordo del Beagle nos propoicionó una de las teorías más importantes de la ciencia. Por eso, cada vez que puedo hago un viaje científico por alguna parte de nuestro planeta. Puedo decir que he estado en sitios increíbles de Marruecos, Sicilia, Chile,Malasia, Japón, Australia, nueva Zelanda… El último viaje fue a EEUU donde visité los sequoias gigantes o los pinos matusalén, los árboles más viejos de la Tierra. Curiosamente, estos pinos crecen sobre unas rocas especiales, las dolomías, cuya flora es una de mis líneas de investigación. Naturalmente, al que le apasiona la ciencia le apasiona leer y no sólo sobre ciencia. Es cierto que mi género favorito es la divulgación científica. Libros como “Tu pez interior” o la “Vida maravillosa” se leen como si se tratara de una novela. Curiosamente y a pesar de que soy botánico profesional, me encanta la paleoantropología y soy un fan del “hombre de Orce” al que los andaluces no le hemos dado la importancia que tiene. También me gusta mucho la novela, en especial cuando toca, aunque sea de soslayo, la ciencia. De hecho, la ciencia ficción es otra de mis aficiones, tanto en formato libro como en película. Entre mis novelas favoritas se encuentra el “nombre de la Rosa” o “La evolución de Calpurnia Tate”. Por último, soy muy aficionado al deporte, aunque ahora lo practico poco. El fútbol y el tenis por encima de todos. En el caso del fútbol me gusta el espíritu de equipo, tan importante en la ciencia. Y en el del tenis, la fortaleza mental de los grandes campeones.

Centro o departamento

Dpto. de Biología y Geología

Línea de investigación en la que trabaja actualmente

Decribir nuevas especies de plantas
Estudios con marcadores moleculares para conocer la diversidad vegetal
Adaptaciones de las plantas a suelos especiales (yeso, dolomía, serpentinas) casi siempre muy secos y con elementos tóxicos
Estudio de comunidades o “asociaciones” vegetales
Cartografía (mapas) de vegetación y hábitats
Conservación de especies raras y amenazadas (la provincia de Almería es muy rica en este tipo de flora)
Restauración (ecológica) de canteras y otros ambientes degardados
Biogeografía