Juan José Garrido Periñán

Filosofía

Nombre de la mesa: ¿Qué hacemos con lo que somos? La Filosofía ante la temporalidad humana.

Temas sobre los que conversar

Desde muy atrás, el ser humano se ha carcaterizado por ser el animal que habla, o como Aristóteles lo nombró: zoon logon echon. Esto ha significado, entre otras cosas, que el ser humano se distinge del animal porque pregunta, porque su vida es una problematicidad que la cuestiona, y la asume, en cada caso y siempre ya. En este sentido, a través de esta actividad, se busca no solo responder a la preguntas enenciales: ¿quiénes somos? ¿qué es el tiempo? ¿qué significa que somos finitos? ¿Y que tiene que ver esta finitud con nuestra constitución en tanto mortales?, etc., sino que se busca la capacitación formativa en la manera de hacerse preguntas, a fin de que cosas de la vida cotidiana se vuelvan problemáticas, y puedan volver a ser pensadas nuevamente, desde otro punto de vista. Solo de esta manera se acerca la Filosofía a nuestra vidas: haciendo problemático lo que, aparentemente, no es más que cosa cotidiana.

Formación

Estando en el instituto mi vocación por la Filosofía fue genuina y preeminente. Recuerdo haber leído un libro dificilísimo de Filosofía, La Ética de Spinoza -un tipo de ética expuesta según el modelo de la geometría-, con tan solo 15 años. En este aspecto, filosofar fue, para mí, más que un descubrimiento, la más pura y genuina expresión humana de libertad. Por esta razón, cursé la Licenciatura de Filosofía, obteniendo el Premio Extraordinario Fin de Carrera, además de realizar un Máster sobre Filosofía y Cultura Moderna, ambos en la Universidad de Sevilla. Debido a mi interés en la investigación, obtuve un Contrato de Investigación FPU, el cual me permitió, además de acabar la tesis doctoral, poder desplegar mi otra vocación: la docencia, y poder compartir lo pensado arduamente en horas de estudio y reflexión, con alumnos y alumnas, para, de esta manera, seguir aprendiendo, que es de lo que trata con la Filosofía. Porque la Filosofía siempre reconoce su ignorancia germinal, como decía el viejo Sócrates: sólo sé que no sé nada.

1 día en la vida de un científico

Levantarse, caminar, desayunar y ponerse a trabajar. El trabajo de un investigador de Filosofía radica en la lectura y la escritura, además de la impartición de clases. Ahora bien, leer, para el filósofo, significa pensar, por lo que no es un acto pasivo, sino activo. Supone, entre tanto, conversar con otra persona que, en otro tiempo, pensó cosas muy hondas y, las cuales, en mi opinión, deben ser activadas y conocidas por la sociedad.

Aficiones

La principal afición es el Real Betis Balompié, el club de fútbol más filosófico del mundo, en tanto su historia transparenta el espíritu trágico de la vida. No sé nada del otro club de Sevilla =). Además de mi afición por el Betis, la lectura de literatura, la poesía y el cine.

Centro o departamento

Facultad de Filosofía, Universidad de Sevilla

Línea de investigación en la que trabaja actualmente

La líneas de investigación se intitula tal que así: Investigador del Proyecto I+D De Excelencia (FFI2017/83770-P): "Dinámicas del cuidado y lo inquietante. Figuras de la inquietante en el debate fenomenológico contemporáneo y las posibilidades de una orientación filosófica. Configuración teórica y metodológica”.
Ministerio de Ciencias, Innovación y Universidades del Reino de España.
https://investigacion.us.es/sisius/sis_proyecto.php?idproy=28413
Lo que hacemos en el Proyecto es ver hasta qué punto una experiencia humana como la inquietud -¿quién no ha sentido y padecido inquietud en su vida?- resulta provecha y útil para pensar la estructura subjetiva del ser humano, en un primer paso; y, en un segundo paso, lo que hacemos es derivar propuestas, de carácter práctico, que tienen que ver con preguntas tales como ¿qué hacer con mi vida? ¿quiénes somos? ¿es posible asumir la muerte de un ser querido?