Mercedes Arriaga Flórez

Filologia italiana

Nombre de la mesa: “Desconocidas”. Investigar sobre escritoras

Temas sobre los que conversar

¿por qué conocemos nombres de muchos escritores y pocos de escritoras?

Formación

He tenido una carrera bastante aventurosa, contrariamente a lo que pueda pensarse de la carrera de una filóloga. Nací en Oviedo. Empecé mis estudios en su Universidad, Filología románica, pero luego empecé a interesarme por los poetas italianos y su lengua,así que decidí ir a hacer la especialidad de Filologia italiana a la Universidad de Salamanca. Me concedieron una beca magnifica para estar en Venecia un mes y eso determinó mi decisión de ir a vivir a Italia y trabajar con su lengua y su literatura. En cuanto me licencié en Filología italiana, me fui a Bari, donde me contrataron como lectora de español. Mientras, empecé mi doctorado en la Universidad de Salamanca y después lo continué en la Universidad de Sevilla hasta doctorarme en 1993. Como seguía viviendo en Italia, hice alli otra carrera, Letras italianas modernas y contemporáneas y después curse otro doctorado en Filosofía del lenguaje y teoría de los signos, que terminé en el 1995. En 1997 gané mi plaza como profesora titular en la Universidad de Sevilla, y más tarde, en 2009, la plaza de catedrática que ahora ocupo en Filología italiana. Durante muchos años he dado clases de español para extranjeros en la Universidad de Salamanca, asi que mi vida se ha repartido entre diferentes ciudades y universidades entre Italia y España.

1 día en la vida de un científico

Lo mejor de dedicarse a la ciencia literaria es su variedad. Un día o una temporada, por ejemplo, te dedicas a dar clases, lo cual requiere preparación de los materiales y también pasar horas con los/las estudiantes. Es bastante apasionante dar clases y poder dialogar y entablar relaciones con ellos porque siempre salen nuevas ideas y se crea un clima de trabajo conjunto que a veces es muy sugerente y satisfactorio. Otros días los dedicas a ir a congresos a otras ciudades de España o del extranjero, lo que que te permite viajar, conocer otros paises, a gente que trabaja en otras universidades o escritoras, practicar los idiomas que sabes, y todas las aventuras que comportan los viajes. Otra actividad también muy apasionante es ir a dar alguna conferencia a algun sitio, una asociación, un curso, centros cívicos, institutos, escuelas, etc. Eso te permite hablar de tus investigaciones y poder ofrecer a quien te escucha conocimientos que normalmente no se encuentran en los libros o en internet. Otra actividad es la de dirigir trabajos de investigación, TFM, tesinas, tesis doctorales. En este caso depende un poco de la relación que estableces con quien hace el trabajo y del tema que afronte, pero es una actividad muy interesante que te permite crecer y no estancarte, estar siempre en contacto con personas jóvenes y compartir su entusiasmo por la investigación. Es un trabajo que me gusta mucho. Otra de mis actividades es dirigir mi grupo de investigación, (que es bastante grande) y las actividades de divulgación que llevamos a cabo: organizamos congresos, seminarios, cursos de verano. Hacemos proyectos nacionales o europeos, etc. Para ello estamos siempre encontacto, nos reunimos, hacemos programaciones, nos repartimos el trabajo, etc. Trabajar en equipo es una de las mejores cosas de nuestro trabajo, aunque también nuestro trabajo consiste en la investigación pura y dura que normalmente se hace sola: leer, escribir, pensar, ir a alguna biblioteca a recoger materiales y elaborarlos etc.. Como puede verse, no hay tiempo en la vida de una científica para aburrirse, todo el tiempo está empleado en las muchas tareas que implica ser investigadora. Asi que si te gusta este trabajo vas a encontrar mucha diversion.

Aficiones

Se podría pensar que quien se dedica a los libros está siempre sentado y encerrado y la verdad que no. He conocido a muchos filólogos que también eran deportistas. Yo misma he practicado muchso deportes, natación sobre todo pero también senderismo, karate, judo, patinaje. Hacer deporte te permite depejarte y reponer las pilas, pero también lo uso para pensar problemas o cuestiones de los que no encuentro la solución. Una de mis aficiones es la cocina, preparar recetas o inventarlas, mientras cocino pienso y muchas de las ideas de mis proyectos han nacido en la cocina o paseando. Intento ir a mi trabajo en bicicleta, porque ese tiempo pedalenado me devuelve la libertad de mi infancia y me hace sentirme en armonia con el mundo, luego ya me encierro en mi despacho y trabajo. Por supuesto que me gusta el cine y el teatro, no diría los libros como afición porque ese es mi trabajo. Es difícil a veces para mí separar ambas cosas, mi trabajo es mi aficion y mi aficion es mi trabajo. Paso muchas horas corrigiendo cosas que escriben otras personas o revisando textos y me gusta. Es un desafío también intentar que un texto sea lo más perfecto posible, lo más expresivo posible, lo más bello posible.

Centro o departamento

Trabajo en el edificio de la Antigua Fábrica de Tabaco, donde está la facultad de filología. Mi departamento es el de Filologías integradas y mi despacho da a los jardines. Es una suerte poder trabajar en un edificio tan precioso como ese, lleno de historia y de ecos de otras mujeres que también trabajaron allí, como las cigarreras.

Línea de investigación en la que trabaja actualmente

Mi investigación se centra en las escritoras italianas de diferentes siglos (desde el XIV hasta el XX) que en sus obras han tratado temas relacionados con la situación de las mujeres, escritoras muy poco estudiadas u olvidadas que normalmente no se encuentran en los libros de bachiller ni en los libros de la universidad.
Mi trabajo consiste en estudiar sus obras y traducirlas al castellano, pero al hacerlo, indirectamente también reconstruyo la historia de las mujeres, que es una historia poco conocida