Rosario Fernández Fernández

Química Orgánica

Nombre de la mesa: La Química y la vida. ¡Todo es Química!

Temas sobre los que conversar

Desde los primeros tiempos, los seres humanos han observado las distintas transformaciones que ocurrían a su alrededor (la madera ardiendo, la fermentación de la leche y azúcares...) y han buscado sus causas para poderlas reproducir en su propio beneficio. Está claro desde hace mucho tiempo que la química está omnipresente en nuestra vida cotidiana. Es importante ser conscientes del papel que esta ciencia desempeña en ámbitos muy diversos: El agua que consumimos a diario (potabilización y reciclado), fertilizantes, abonos químicos y pesticidas, alimentación (estabilizantes, conservantes, colorantes y aromatizantes), energía (células fotovoltaicas), nuevos materiales, nuevos fármacos, transportes, son sólo algunos ejemplos. Sin embargo, no es raro hoy en día encontrar detractores de “lo químico”o lo “sintético”, que abogan por “lo natural”. Pero ¿es verdad que todo lo natural es bueno y todo lo artificial (sintético, químico) es malo? Con una mayor cultura científica deberíamos poner en su justo lugar algunos tópicos asociados a la mala imagen de la química. Esta imagen es en parte fruto de algunos desastres químicos y a la contaminación no controlada. Sin embargo, pesticidas, detergentes, aditivos alimentarios, fármacos..... todos sintéticos (= químicos), ¿son todos “malos”? No olvidemos que todas las sustancias naturales son (también) sustancias químicas. A veces mejores (más beneficiosas) que las sintéticas, pero muchas veces peores. Encontremos el equilibrio y reconozcamos los inmensos servicios prestados a la humanidad por la química desde su nacimiento, y el catálogo de las soluciones que prometen aportar los químicos a los problemas de nuestro planeta.

Formación

Realicé mis estudios de bachillerato en Sevilla, en el Colegio de las Salesianas de la Calle San Vicente. Mi estudios de Licenciatura en Química y también mi Doctorado los realice en la Universidad de Sevilla, en la Facultad de Química que entonces se encontraba en la antigua Fábrica de Tabaco, hoy sede del Rectorado de la Universidad de Sevilla y algunas otras Facultades. Realicé una estancia postdoctoral en la Universidad de París, y a mi vuelta me incorporé como Profesora Titular de la Universidad de Sevilla.

1 día en la vida de un científico

Un día en la vida de un científico es ante todo imprevisible. Buscamos siempre solucionar problemas difíciles y de interés, y ello supone enfrentarse cada día a nuevos retos. Para ello hay que estar preparado, y es fundamental la información sobre la temática en la que se trabaja. El día es variado, e incluye desde el estudio de la situación del problema en la actualidad a partir de la bibliografía, a la experimentación en el laboratorio, el análisis de los resultados, la interpretación de los mismos, y la creatividad que supone proponer soluciones a los contratiempos diarios. Y lo mejor, la gran alegría del momento en el que se consiguen los objetivos propuestos.

Aficiones

Me encanta el cine, la danza, pasear por la playa (cuanto más solitaria mejor), y por encima de todo viajar.

Centro o departamento

Departamento de Química Orgánica. Facultad de Química.

Línea de investigación en la que trabaja actualmente

Nuestra línea de investigación en las síntesis asimétrica. Las manos del ser humano son asimétricas y son quirales, es decir, constituyen imágenes especulares la una de la otra, pero no pueden hacerse coincidir. Esto ocurre de una manera paralela en la mayoría de las moléculas orgánicas presentes en los organismos vivos. A estas dos imágenes especulares no superponibles se denomina enantiómeros y la mezcla de dos enantiómeros de un compuesto se denomina mezcla racémica. Pero con frecuencia los dos enantiómeros de una molécula biológicamente activa no tienen la misma función, ya que los receptores de los organismos vivos están constituidos por moléculas en las que la naturaleza ha elegido una forma enantiomérica mientras que ha rechazado la otra. Esta asimetría tiene implicaciones biológicas y genéticas, y son la razón de nuestro estudio que desarrolla nuevas estrategias que permitan controlar reacciones químicas en las que este fenómeno juega un papel fundamental en muy diferentes campos, que incluyen la química orgánica sintética, la química médica, la agroquímica, la química de productos naturales, la química de las fragancias o aromas, la industria agroquímica y, sobre todo, la industria farmacéutica.