Clara Pérez Falo

NeuroInmunología/ Biología Celular

Nombre de la mesa: Quiero ser investigador. ¿Qué? ¿Cómo? ¿Dónde? ¿Cuándo? ¿Por qué?

Temas sobre los que conversar

Me gustaría compartir mi propia experiencia personal con el fin de ayudar a comprender la vida de una científica y cúales son los pasos a seguir desde el instituto hasta conseguir (o no) una estabilidad laboral. El esfuerzo y la vocación necesarias así como la importancia y la labor de la ciencia en la sociedad.

Formación

Estudié en el IES Féliz de Azara (Zaragoza). Soy Licenciada en Bioquímica por la Universidad de Granada y realicé el Máster de Avances en Inestigación en Inmunología también en esta Universidad. Actualmente estoy terminando el Doctorado en Biomedicina en el Instituto de Parasitología y Biomedicina López-Neyra con un contrato predoctoral.

1 día en la vida de un científico

Mi jornada comienza entre las 8 y las 8 y media de la mañana, que es cuando suelo llegar al laboratorio. La idea es entrat pronto para poder terminar todos los experimentos y poder disfrutar la tarde. Por eso lo primero es organizarse bien el día y contar con con los imprevistos que puedan haber. Normalmente resulta fácil porque los viernes y los lunes organizo el trabajo de toda la semana, para saber qué debo terminar antes. En cualquier caso, lo priemro es mientras se enciende el ordenador, comprobar los cultivos celulares siguen sanos y salvos. Una vez comprobadas las células, leo rápido el e-mail, encendemos la radio y me pongo manos a la obra. Las mañanas son movidas, me gusta hacer los experimentos de “cacharreo” por la mañana hasta la hora de comer, que es cuando paramos un rato para descansar con los demás compañeros del centro y tras un café volvemos al trabajo. Las tardes (aunque depende mucho del día), suelen ser más tranquilas, por lo que es más fácil revisar datos obtenidos, terminar algún experimento que sea muy largo o revisar artículos cientificos. También es buen momento para revisar muestras en el microscopio. Mi día de laboratorio acaba entre las 6 y las 7 de la tarde. Las tardes las dedico a hacer de todo! Mucho deporte, ir al huerto, exposiciones, cine o simplemente ir a casa a descansar (hay dias más duros que otros…). El mejor día son los viernes, porque además de estar pensando en el fin de semana, la reunión con la jefa del laboratorio suele ser algo larga pero muy productiva porque aprovechamos para exponer resultados, problemas que hayamos tenido y lo compartimos con los demás mienmbros del equipo para poder ayudarnos entre nosotros. Además cada semana vienen al centro de investigación investigadores de distintos paises que nos hablan de sus ultimos resultados y podemos hablar con ellos cara a cara.
Lo mejor de trabajar en este instituto, no es sólo lo que me gusta la ciencia, sino la gente con la que comparto mi día a dia. Las técnico y mis otros compañeros de doctorado son de lo mejor. Organizamos quedadas fuera del laboratorio, juegos, viajes…Además, tenemos cenas de Navidad con los jefes (que son los primeros en organizar la cena) por lo que al final, te sientes como en familia.

Aficiones

Deporte! Me encanta el deporte, sobre todo la acrobacia en telas, a las que dedico todo el tiempo que puedo. Además también salgo a bailar salsa dos dñias a la semana (es tan divertida!) y los fines de semana me gusta ir a la montaña a andar. Además estoy al tanto de exposiciones y proyecciones de películas que organiza la UGR. Y el poco tiempo que queda lo paso con mi familia y amigos. Los puentes y vacaciones son para viajar. Lo bueno que tiene trabajar como científica es que permite organizarte el tiempo y los experimentos con suficiente tiempo como para poder planear viajes con antelación.

Centro o departamento

Instituto de Parasitología y Biomedicina López-Neyra (CSIC), Granada. Departamento de Biología Celular e Inmunología.

Línea de investigación en la que trabaja actualmente

Actualmente estoy realizando la tesis sobre la relación qué existe entre el Sistema Inmunitario y el Sistema Nervioso Central en enfermedades neurodegenerativas. Ambos sistemas comparten una red de comunicación formada por unas moléculas llamadas neuropéptidos. Estas moléculas ayudan a que el sistema inmunológico y el sistema nervioso trabajen coordinados para mantener a todo el organismo (y sobre todo el sistema nervioso) sano. Sin embargo, en muchas enfermedades neurodegenerativas (como el Alzheimer, el Parkinson y los infartos cerebrales) este sistema de comunicación falla y aparece la enfermedad. Nuestro laboratorio estudia el sistema de comunicación, cómo una alteración en dicha red se relaciona con la aparición de enfermedades y si podríamos usar estas moléculas para restablecer de nuevo la comunicación y ayudar a curar la patología.