Cristina Castillejo Mangado

Genética, Genómica y Biotecnología en fresa.

Nombre de la mesa: Marcadores moleculares aplicados a la mejora de la fresa

Temas sobre los que conversar

La fresa es el fruto rojo mas consumido en el mundo y de enorme importancia
económica para Andalucía, ya que en Huelva se produce mas del 90% de la
producción nacional. Nuestro trabajo se centra en identificar y caracterizar los
genes implicados en el sabor y en compuestos nutricionales presentes en el
fruto de fresa. Los compuestos que contribuyen al sabor son los azúcares, los
ácidos orgánicos, y los compuestos volátiles, que además son responsables
del aroma. El fruto de fresa contiene mas de 300 compuestos volátiles aunque
solo una veintena de ellos contribuyen a lo que los humanos percibimos como
aroma de fresa. La fresa es un fruto rico en ácido ascórbico (vitamina C) y otros
compuestos con capacidad antioxidante, sin embargo unos cultivares tienen
mayor contenido que otros. Uno de nuestros objetivos es conocer que genes
controlan la cantidad de vitamina C que tienen los frutos. Una vez que
conocemos los genes implicados, podremos mejorar el sabor mediante mejora
genética tradicional asistida por marcadores.
Tendremos oportunidad de hablar sobre el proceso tradicional de obtención de
variedades cultivadas mediante cruzamiento de individuos con caracteres de
interés, así como de la ventaja que supone el uso de la biotecnología (mejora
clásica asistida por marcadores). También podremos conversar sobre el uso de
plantas transgénicas (o OMG) en nuestra investigación en particular o para
mejora genética en general. Otra técnica que está revolucionando la mejora
genética en los ultimos años es la edición génica mediada por CRISPR.
Parte de este trabajo se ha realizado gracias a un contrato Europeo dentro de
las acciones Marie Curie. Información sobre estas acciones y otras
oportunidades de financiación de la investigación también serán difundidas

Formación

Estudié Primaria en el colegio Madre Asunción y Secundaria y Bachillerato en
el IES El Palo, los dos en Málaga. Me gustó especialmente la asignatura de
Biología, lo que me llevó a matricularme en Ciencias Biológicas en la
Universidad de Málaga. Me licencié en 992 y ese mismo año pasé a formar
parte del Dpto. de Bioquímica y Biología Molecular de la Facultad de Ciencias,
donde obtuve mi doctorado en 2002. Durante esos años me dediqué al estudio
del papel de ciertos genes en la maduración del fruto de fresa, genes que
habían sido seleccionados como candidatos a ser manipulados, pues se
esperaba que hicieran que los frutos aguantaran más tiempo sin reblandecerse
ni “ponerse malos” una vez cosechados.
Tras esta primera etapa en Málaga comienza mi andadura postdoctoral por
otros laboratorios y ciudades. También cambié la fresa por la especie modelo
Arabidopsis thaliana, algo así como la rata de laboratorio en Biología Vegetal.
Fueron años que dediqué a lo que se conoce como Investigación básica, que
es aquella que se realiza sin fines prácticos inmediatos. Los primeros 5 años
los pasé en el centro CRAG genómica de Barcelona, estudiando los
mecanismos moleculares que controlan el momento de la floración.
Posteriormente me mudé a San Diego donde estuve seis años como
Investigadora asociada en Universidad de California San Diego (UCSD). En
este laboratorio mi investigación se centró en el papel de ciertos genes que se
activan en respuesta a auxinas, hormonas vegetales que regulan
prácticamente cada aspecto del desarrollo de la planta. Regresé a Málaga en el
verano del 2015 y en 2017 conseguí un contrato en el centro IFAPA de
Churriana, donde continuo. Fue una vuelta a los orígenes tanto personal como
profesionalmente ya que me encuentro de nuevo trabajando con fresa, la
especie con la que había iniciado mi carrera investigadora.

1 día en la vida de un científico

Los científicos llevamos una vida como la de cualquier persona. Nuestro trabajo
tiene sus peculiaridades y, desde mi punto de vista, lo más atractivo es el
aprendizaje constante, un aprendizaje en el que tú, con tus preguntas, eres la
guía. También me gusta la falta de rutina, es raro que haya dos días iguales,
cada pregunta nueva supone un nuevo reto, con un abordaje diferente y cuyo
desenlace desconoces.
La investigación implica diferentes tareas. Parte del tiempo se dedicada a
realizar los experimentos con los que pretendes probar una hipótesis. Han de
estar muy bien diseñados para asegurarte de que no te llevan a conclusiones
erróneas. Otra parte es la labor bibliográfica, necesitamos leer mucho, estar al
día de lo que hacen otros colegas en nuestro campo y buscar información que
ayude a diseñar los experimentos y a interpretar los resultados. Otra tarea
importante es la comunicación de los resultados obtenidos, incluyendo la
escritura de artículos, asistencia a congresos, divulgación... En general
considero importante tener una buena capacidad para solucionar problemas,
también flexibilidad y creatividad para buscar explicaciones que te ayuden a
interpretar resultados. La carrera puede ser tan frustrante, cuando algo no
sale como esperabas, como gratificante, ya que cuando consigues explicar
algún mecanismo, o desarrollar alguna herramienta que pueda ser útil para la
sociedad o en nuestro caso, los mejoradores y productores de fresa, la
satisfacción que se siente compensa todo lo demás.

Aficiones

Viajar, excursiones a la naturaleza, fotografía, música (escucharla en casa y en
directo, no tanto tocar instrumentos, para lo que no estoy nada dotada…), cine,
compartir buenos ratos de charla con amigos…

Centro o departamento

Instituto Andaluz de Investigación Agraria y Pesquera (IFAPA), Centro de
Churriana.

Línea de investigación en la que trabaja actualmente

Desarrollo de marcadores moleculares aplicados a la mejora.