José Luis García Morales

Tecnologías del Medio Ambiente

Nombre de la mesa: La ciencia en la basura: retos, oportunidades y algunas curiosidades

Temas sobre los que conversar

Hoy en día una de las paradojas del progreso actual es ponderar la cantidad y tipología de las basuras que se generamos con el grado de desarrollo de una sociedad. Cuanto más desarrollado es un país, en la mayoría de los casos en el pasado, se ha encontrado una relación directa con la generación de una mayor cantidad de residuos y que éstos presenten un menor contenido en materia orgánica.

¿Qué se hace con nuestros residuos cuando los depositamos en el contenedor? ¿Qué alternativas existen para su gestión? ¿Generamos residuos peligrosos en nuestros hogares? ¿Qué cantidad de alimentos se pierden en la cadena alimentaria o tiramos a la basura?

La propia jerarquía de gestión, que la legislación actual nos proporciona, da una idea de por donde van los tiros. Conceptos como Minimización/ Preparación para la Reutilización/ Reciclado-Valorización/ Eliminiación, son términos llevan detrás toda una filosofía que intenta hacer compatible su generación con su condición de posible fuente de recursos aprovechables, y todo dento del ámbito de la Economía Circular que viene impulsada desde Europa.

Formación

Tengo 50 años y soy natural de Jaén, aunque desde los 3 años vivo en Cádiz. Mi formación comenzó en el colegio, en este caso yo realizé la EGB (8 años, correspondiente a Educación Infantil, Educación Primaria, 1º y 2º de Secundaria actuales) en el de San Felipe Neri de Cádiz, y, como suele pasar, el papel de alguno de mis profesores de ciencias, sobre todo D. Vicente Cervera, fue el que marcó mi orientación hacia éstas. El Bachillerato (3 años) y el Curso de Orientación Universitaria o COU (1 año) correspondientes a los actuales 3º y 4º de Secundaria y 1º y 2º de Bachillerato, lo realizé en el Instituto de Santa María del Rosario de Cádiz, hice lo que en su momento se llamaban “ciencias puras” y acabé estudiando CC. Químicas en la Universidad de Cádiz desde el 87 al 92. Estando en tercero de carrera me atraía mucho el tema de la bioquímica en su vertiente más aplicada y todo esto coincidió con el lanzamiento en la UCA de una nueva especialidad en Químicas de “Fermentaciones Industriales y Enología”, que fue la que finalmente cursé. Esta especialidad fue el germen de lo que posteriormente se transformaría en Ingeniería QuÍmica en nuestra Universidad. Ya en los ultimos años de carrera se despertó en mi el espíritu científico y conseguí una beca de formación durante 3 meses en el Departamento de Química Analítica, realicé prácticas en empresas, y posteriormente, en mi último año, entré de Alumno Colaborador en el Departamento de Ingeniería Química. ¡ Quién me iba a decir a mi que, con lo poco que en su momento me gustaban las primeras asignaturas que cursé de ese Departamento, iba a ser el lugar donde posteriormente trabajaría !
Terminé mis estudios en el año 92 y tuve la fortuna de conseguir una de las 3 becas que el Gobierno central dio ese año en la UCA para hacer la tesis doctoral. Esta fue la primera vez que le vi el fruto al esfuerzo de intentar ser uno de los mejores de mi promoción y mereció la pena. Hice mi doctorado en Ingeniería Química y defendí mi tesis en 1997 sobre el tratamiento anaeróbico de vertidos de destilerías. Posteriormente conseguí una beca posdoctoral en el Institut National de Agronomie de París-Grignon estudiando el efecto que la aplicación agronómica de lodos de depuradora tienen sobre los niveles de metales pesados en el suelo. A mi regreso, compaginé mi labor científica en distintas vertientes del tratamiento de residuos, principalmente Basuras, y aguas residuales con la docente dentro del área de Tecnologías del Medio Ambiente en toda una serie de asignaturas dentro de lo que se podría denominar como Ingeniería Ambiental. Después de distintos contratos como profesor (a tiempo parcial y completo en la UCA), en el año 2002 saqué la oposición a Profesor Titular de Universidad en el Área de Tecnologías del Medio Ambiente, puesto que ocupo en la actualidad.
En esta ultima etapa mis investigaciones se han centrado principalmente en dos ámbitos: El tratamiento de residuos, principalmente biólogico, intentando dar un valor añadido a su gestión tanto desde un punto de vista energético, con la obtención de biogás, como agrícola, con la obtención de abono (compost). La otra vertiente de mi trabajo se ha ligado, principalmente, a la evaluación de la calidad ambiental de ecosistemas marinos a través del análisis de la contaminación de los sedimentos.

1 día en la vida de un científico

Mi jornada laboral comienza sobre las 9:30 cada mañana, y suele estructurarse normalmente en tres grandes ámbitos, la gestión, la docencia y la investigación. Sobre todo, suelen ser lo más alejado de la monotonía. Cada día comienza el protocolo de consultar el correo electrónico, revisar los más importantes y contestar los urgentes, gran parte de nuestro trabajo de gestión en muchas ocasiones se centra en trabajar con el ordenador.
Posteriormente, y en función del tipo de docencia que tenga asignada en ese momento, me preparo las clases de teoría o me dirijo al laboratorio de prácticas para dar mis clases, que normalmente suelen ser dentro del Campus de Puerto Real de la UCA. Dentro de la docencia se encuentran también las labores de tutoría con los alumnos donde tienen la oportunidad de consultar dudas o compartir algunas de sus inquietudes sobre sus posibles salidas laborales, el mundo de la investigación, etc.

En nuestro día a día también está presente la investigación, normalmente, después de las clases me suelo reunir con alguno de mis doctorandos o con becarios que desarrollan su trabajo en los laboratorios de investigación de cara a saber en que situación se encuentran los distintos trabajos en curso. La investigación tienen una gran componente de trabajo de gestión que consiste en buscar fondos, tanto públicos como privados, para realizarla, y en la redacción de nuevos proyectos, el establecimiento de contactos con empresas y en la elaboración de distintos informes, suelo ocupar en ocasiones gran parte de mi jornada laboral.

Mi jornada laboral intento compaginarla con el deporte, aprovechando las instalaciones deportivas del Campus suelo ir a nadar, normalmente sobre las 14:00 h, hay que intentar compensar tantas horas sentado con actividad intelectual y moverse un poco y desconectar. Suelo comer en el trabajo y aprovecho las tardes para intentar completar algunas de las labores tanto de investigación, docentes o de gestión que siempre tiene uno pendientes.
Suelo terminar mi jornada laboral sobre las 19:00 o 19:30 o 20’00 h, y en bastantes ocasiones me suelo llevar trabajo de ordenador a casa.
Mi trabajo considero que es creativo, ilusionante y apasionante, con nuevos retos continuos, que requiere mucha dedicación pero tiene muchas satisfacciones.

Aficiones

Entre mis aficiones se encuentra el deporte (nadar, correr, montar en bicicleta), leer (siempre se agradece algo más que ciencia y en “castellano”), escuchar la radio, e intentar pasar un tiempo de “calidad” con mi familia, que muchas veces tenemos que dejar aparcada por lo inmediato. Me gusta cuando viajo conocer la cultura de los sitios, me encantan los museos, sobre todo de arte y arqueológicos. Me gusta cocinar y hacer la compra planificando la cocina.

Centro o departamento

Departamento de Tecnologías del Medio Ambiente.
Facultad de Ciencias del Mar y Ambientales.
Centro Andaluz Superior de Estudios Marinos (Casem).

Línea de investigación en la que trabaja actualmente

Las líneas de investigación que desarrollo actualmente se centra en el tratamiento de residuos, principalmente mediante procesos biólogicos, aunque en la actualidad estoy impulsando también una línea que aborda los tratamientos de los residuo y efluentes mediante tecnologías de oxidación avanzada, principalmente basadas en el uso del ozono.
Estos residuos provienen principalmente del entorno urbano (basuras y lodos de las estaciones de tratamiento de agua) y del sector agroalimentario (procedentes de empresas de producción de alimentos) intentando darles un valor añadido a su gestión tanto desde un punto de vista energético, con la obtención de biogás, como agrícola, con la obtención de abono (compost) y de esta forma contribuyendo a un ahorro de recursos y a un desarrollo más sostenible. Este trabajo nos ha permitido patentar y construir prototipos para abordar el tratamiento de algunos residuos de forma más efectiva. Asimismo, esta linea de investigación me ha llevado a ser el actual responsable de una Cátedra externa en la Universidad de Cádiz de una empresa Gestora de Residuos (Verinsur, S.A.) (Cátedra de Investigación y Tecnología Ambiental VERINSUR-UCA) que me proporciona una visión real de la gestión de distintos tipos de residuos en el ámbito regional y con la que se desarrollan distintas actividades de investigación en este campo.

En la línea de tecnologías de oxidación avanzada, en la actualidad, soy el investigador responsable de una Planta piloto de tecnologías de ozonización existente en el Instituto de Investigaciones Vitivinícolas y Agroalimentarias (IVAGRO) y donde se utilizan este tipo de tratamientos para la desinfección de aguas marinas o el tratamiento de algunos tipos de efluentes industriales.