Manuel Marí Beffa

Biología Celular

Nombre de la mesa: ¿Por qué los peces regeneran sus aletas y los seres humanos no regeneramos nuestros brazos y piernas?

Temas sobre los que conversar

El desarrollo de los organismos ha ido cambiando a lo largo de la evolución. Hoy sabemos que dicho desarrollo está controlado por los llamados genes del desarrollo. En los genes del desarrollo de organismos ancestrales muy simples pudieron haberse producido mutaciones que han modifcado sus funciones hasta el punto de modificar su desarrollo dando lugar a organismos adultos diferentes. La evolución, por lo tanto no parece ser la de los organismos adultos, si no la de sus desarrollos dando lugar a la disciplina Biología evolutiva del desarrollo. Este punto de partida ha hecho a los científicos ordenar el parentezco de los organismos según sus caracteres embrionarios fundamentalmente. Esto ha permitido nombrar grupos como las monocotiledóneas, los deuteróstomos o los cordados, Con el conocimiento de los genes del desarrollo se puede ahora aportar nuevos datos moleculares para ordenar mejor el parentezco de los organismos y llegar a identificar moleculamente dichos grupos. En nuestra charla, veremos qué sabemos de la transformación de las aletas de los peces en las patas de los llamados tetrápodos (desde anfibios hasta los mamíferos). Nos centraremos en qué genes y en qué estructuras desaparecen, proponiendo ideas sobre qué contexto ecológico les dio origen y cómo dicho ambiente seleccionó variantes genéticas que pudieron dirigir toda la transformación.

Formación

Yo estudié en los colegios Gamarra, Las Esclavas y Los Olivos hasta entrar en la Universidad. Visité hasta en cinco ocasiones el Reino Unido estando con familias y un verano estudié interno en un colegio inglés llamado “Saint Rita´s College”, ahora un asilo para personas de la tercera edad, y puedo decir que soy Profesor Titular, que he dado la asignatura Biología del Desarrollo durante más de 15 años, que tengo el C2 en inglés y que éste es mi cuarto año dando clases de las asignaturas Developmental Biology y Cell Biology en la Licenciatura y Grado de Biología de la Universidad de Málaga en su programa bilingüe. Soy editor de un libro de texto de Biología del Desarrollo en inglés publicado por la editorial Cambridge University Press (2005 y re-impreso en 2011) y he colaborado en otros libros de texto para biólogos y médicos. Mi trayectoria científica ha tenido altibajos. He colaborado con el Prof. Antonio García-Bellido, Premio Príncipe de Asturias, en el Centro de Biología Molecular Severo Ochoa del CSIC durante más de cuatro años con el que he publicado cuatro artículos científicos, con el Prof. Axel Meyer, Doctorado en Harvard, Profesor de la Universidad de Columbia y Konstanz, y especialista mundial en la evolución de la familia de los peces cíclidos y con una científica francesa llamada Marie-Andrée Akimenko afincada en Canadá sobre el desarrollo y regeneración de las aletas del pez cebra o cebrita, pez de moda para la genética. Mi tesis trató sobre regeneración de aletas y desde entonces, exceptuando mi estancia en Madrid donde trabajé sobre los genes del desarrollo del sistema nervioso de la mosca del vinagre, me he dedicado al estudio de la regeneración y desarrollo de las aletas de los peces. He descubierto varios genes nuevos de los peces, algunos relacionados un proceso evolutivo propuesto por el propio Darwin, los “schwertgene” de los Xiphophorus, genes que hacen atractivos a los peces machos antes las hembras. Una revisión nuestra sobre la utilidad de los estudios de regeneración en las aletas de los peces ha recibido más de 150 citas de científicos extranjeros. He dirigido cuatro tesis doctorales sobre las aletas de los peces. Recientemente, he dirigido la Tesis del flamante doctor Jorge Mondejar del Muséum national d'Histoire naturelle de París sobre el tema de nuestra charla.

1 día en la vida de un científico

Llego por la mañana con la idea obsesiva de cuidar los peces. Tengo que mirarlos, limpiarlos, darles de comer, recoger puestas y seguir los experimentos en marcha atado a una agenda que es mi vida entera. Cuando me voy a dar cuenta ya son las 11:00 y llevo tres horas en la Facultad. Esto sólo lo frena un genetista llamado Guillermo Thode con el que colaboro estudiando para qué sirven tantas duplicaciones de los genes en los organismos u otra genetista Ana Grande, especialista en virus, con la que discuto qué es mejor para la formación de los alumnos superdotados o cómo divulgar mejor la biología a cualquier ciudadano mientras nos tomamos un café en el bar de la Facultad y hablamos de la próxima exposición de Encuentros con la Ciencia en El Corte Inglés. Después respondo a correos y me preparo la clase que voy a dar en inglés a las 15:30. Entonces, pueden venir los estudiantes a sus horas de tutoría, algunos son estudiantes ERASMUS o de Intercambio. Han venido americanos, sudamericanos, centro europeos. ¡Hasta de Corea del Sur han venido a mis clases! Vienen con problemas de todo tipo y hay que saber resolvérselos. Yo sé que un consejo a tiempo puede hacer que el alumno pase de una media de notable, a sobresaliente o matrícula. Lo importante es que sepa que puede, que cualquiera de ellos puede. Ahora tengo a una alumna y a un alumno de un curso práctico de Anatomía Patológica aprendiendo técnicas que puedan aplicar en el futuro en laboratorios médicos. Tengo que también atender a alguna actividad de gestión académica o a otra línea de investigación sobre el uso docente del Jardín Botánico, donde la visión de la Biología Evolutiva del Desarrollo hace mucho bien, hasta las 13:00. De 13:00 a 14:00 debo volver a mirar los experimentos y salir para almorzar a eso de las 14:30. Tras mi clase de la tarde, dedico una media hora, o una hora, al arreglo del laboratorio y el despacho. A las 17:00 o 17:30, me voy a casa a prepararme el examen de Cambridge del CPE, yo tan viejo y todavía estudiando. El Speaking y el Listening se me dan bien pero a veces meto cada error en el Reading que mejor me lo preparo un poco mejor. Dedico una o dos horas en casa a actividades pendientes de la Facultad. ¡Esto está mal aunque yo lo haga!, ¡en casa no se debe trabajar en absoluto!... Finalmente salgo con mi esposa e hijos a reirnos un rato con lo que sea mientras nos tomamos el último café por el barrio o en Plaza Mayor. Si yo no desconecto, lo primero que me pasa es que no duermo. Así que ya he visto que si trabajo menos de ocho horas y media puedo dormir bastante bien. Ah!, se me olvidaba, los lunes y algún día suelto ayudo en Cáritas de la Parroquia de San Fernando. Si no ayudo ahí sí que pierdo el sueño de verdad.

Aficiones

Por motivos de mi trabajo y personales, he visitado numerosos países: USA, Reino Unido, Brasil, Francia, Italia, Alemania, Suiza, Canadá y Grecia. De los viajes me gusta hacer fotos de todo lo que visito y hablar con cuanta gente pueda para practicar el idioma. El baloncesto o el atletismo no los practico desde que era joven y ganaba algunos premios en Málaga o Andalucía durante mi época de estudiante o en el Ejército mientras hacía el Servicio Militar. La lectura está dominada por la oportunidad de leer. O no leo, o leo cincuenta libros de una tacada en alguna estancia en el extranjero que puede ser más aburrida que otra. Ahora mi aficción fundamental es la música en relación a los estudios de clarinete de mi hijo, estudiante del Conservatorio Manuel Carrá. Soy muy familiar y sigo de cerca la vida de mis hijos y esposa.

Centro o departamento

Departamento de Biología Celular, Genética y Fisiología. Facultad de Ciencias. Universidad de Málaga.

Línea de investigación en la que trabaja actualmente

Intento estudiar por primera vez un gen de la morfogénesis: genes que son utilizados durante cualquiera de las hasta 16 formas diferentes de generación de un organismo que se han descrito y de las que el desarrollo es sólo una forma más que surge de la reproducción sexual. En el pez, puedo estudiar tres formas diferentes, el desarrollo, la regeneración y el mantenimiento del estado adulto (la actividad fundamental de las células madre) y ahí estoy en ello. Ya hemos publicado algo en la revista Developmental Dynamics, revista oficial de la Society for Developmental Biology de EEUU. Al menos tenemos tres genes cadidatos a hacer esa tarea. Para ello colaboro con un grupo del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa, dirigido por Antonio Baonza, y con una profesora del área de Genética de mi Departamento, esposa de Joaquín Núñez, actor malagueño mejor actor revelación en los Goyas 2013, Julia Bejar. ¡Esto tiene que salir bien con tanta gente buena!