Beatriz Martínez Poveda

Beatriz Martínez Poveda

Universidad de Málaga

Formación

Estudié en el Instituto de Educación Secundaria IES El Palo, y me licencié en Biología en la Universidad de Málaga, donde hice también mi posgrado y mi doctorado. Luego me fui a trabajar a Madrid, como investigadora en biomedicina, y tras 8 años allí, regresé a la Universidad de Málaga, en la que actualmente trabajo.

Un día en la vida de un científico

Mi día a día en el trabajo se reparte entre las clases que imparto en el Grado en Bioquímica y las labores de investigación en el laboratorio. Como profesora, me gusta realizar actividades con mis alumnos, exposiciones, debates en clase, prácticas…, motivando su interés en las asignaturas. Cuando termino las clases, trabajo en el laboratorio, dirigiendo a dos estudiantes que realizan sus Tesis doctorales a mi cargo, junto a las que estoy desarrollando proyectos biomédicos en el terreno de la farmacología y las terapias contra el cáncer. Intento además desarrollar actividades de divulgación y educación científica, por lo que procuro dedicar algo de tiempo a la semana para la revista de la cual soy co-editora, My Scientific Journal, y para otras iniciativas en las que participo en este ámbito.

Aficiones

Cuando salgo del trabajo, disfruto del tiempo que me queda libre para hacer actividades con mi familia, practicando deportes con ellos (fútbol, baloncesto y rugby). Además, leo mucho, no solo de ciencia, sino también muchas novelas, policíacas en su mayoría. Los viajes forman parte de mi trabajo, ya que la ciencia se mueve en el ámbito internacional, pero a pesar de ser trabajo, me permiten conocer muchos sitios nuevos, lo cual es siempre interesante.

Centro o departamento

Trabajo en el Departamento de Biología Molecular y Bioquímica de la Facultad de Ciencias, en la Universidad de Málaga. Además de ser investigadora (formo parte de un grupo de investigación del IBIMA-Plataforma BIONAND) soy coordinadora y profesora del Grado en Bioquímica.

Línea de investigación en la que trabaja actualmente

En el grupo de investigación con el que trabajo estudiamos el potencial farmacológico de compuestos naturales en distintas enfermedades. Esto, en esencia, es buscar nuevas medicinas en la naturaleza. ¿Sabías que la aspirina es un medicamento que se descubrió en la corteza de un árbol? Este es solo un ejemplo del gran número de medicinas que se han aislado de la naturaleza, y ésta sigue siendo una fuente incomparable de moléculas que podrían tener efectos como medicamentos. Dentro de esta línea de trabajo, en nuestro grupo estudiamos especialmente el efecto de compuestos naturales en la angiogénesis, que es un proceso que se da en nuestro cuerpo cuando tienen que formarse nuevos vasos sanguíneos. Imagina que te haces una herida y tu cuerpo tiene que reparar un tejido, tendrá que formar también vasos sanguíneos, y para eso los vasos que ya había en el tejido forman nuevas ramas para cubrir la zona herida. Eso es la angiogénesis. Pero el problema es que hay muchas enfermedades en las que la angiogénesis se activa de forma descontrolada, y se forman nuevos vasos donde no debería haberlos. Esto ocurre por ejemplo en el cáncer, en enfermedades cardiovasculares, o en algunos tipos de ceguera, y para combatirlo se necesitan medicamentos que frenen la formación de los vasos sanguíneos. En nuestro grupo trabajamos con modelos de células humanas en cultivo y con modelos animales, para estudiar compuestos naturales que frenen la angiogénesis en el contexto de estas enfermedades. Además estudiamos también si los compuestos naturales actúan como antiinflamatorios, ya que en muchas enfermedades se produce un entorno de inflamación, agravando la situación. De esta forma, damos la oportunidad para el desarrollo de futuros nuevos medicamentos que pudiesen usarse en terapias.

404 Not Found

404 Not Found


nginx/1.18.0