Pedro Omar Svriz Wucherer

Pedro Omar Svriz Wucherer

Universidad de Sevilla

Formación

Soy Profesor y Licenciado en Historia por la Universidad Nacional del Nordeste de Argentina (2009 y 2011), donde además me desempeñé como profesor de Historia de América Colonial (2010-2013). Viajé en 2012 a Sevilla por primera vez para realizar un Máster en Historia de Europa, el Mundo Mediterráneo y su Difusión Atlántica en la Universidad Pablo de Olavide (UPO) el cual finalicé en julio 2013. En dicho máster conocí a mi actual mujer y decidí quedarme a realizar mi doctorado, para lo cual obtuve un contrato predoctoral FPU en la UPO (2014-2018). En dicha universidad me gradué como Doctor en Historia y Estudios Humanísticos (2019). Posteriormente me desempeñé como Investigador postdoctoral (2019-2021) en el Proyecto GECEM “Global Encounters between China and Europe (1680-1840)” (ERC-St.G.-679371), y fui Profesor Asociado en el Área de Historia Moderna de la UPO (2019-2021).
Desde febrero de 2021 soy Investigador Postdoctoral con un contrato Juan de la Cierva Formación en el Departamento de Historia de América de la Universidad de Sevilla, financiado por el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades de España.
Mi trayectoria personal y científica me ha llevado a realizar estancias de investigación en bibliotecas, archivos y centros de investigación de Alemania, Argentina, China, Colombia, España e Italia. Además de ser autor de dos monografías y co-editor de un volumen próximo a publicarse en la editorial Routledge, así como de varios capítulos de libros y artículos en Revistas científicas nacionales e internacionales.

Un día en la vida de un científico

A mi entender la rutina de un historiador puede ser muy variable. Sin duda, buena parte del tiempo se dedica a la lectura, considero que sólo alguien apasionado por leer puede llegar a ser un buen historiador. En este sentido la labor cotidiana se focaliza en “bucear” en las fuentes históricas de diversos archivos y repositorios documentales, muchas veces el historiador se transforma en una suerte de “detective” que busca las pequeñas “pistas” que le permitan comprender mejor el pasado que analiza para lo cual se invierte muchas horas y paciencia por partes iguales. Además, es constante (y muy necesaria) la lectura de bibliografía actualizada sobre los temas que se estudian, con el principal objetivo de contrastar perspectivas con otros historiadores y lograr formular nuevas respuestas a diversas preguntas que nos hacemos sobre la historia. Por otra parte, la difusión del conocimiento constituye una parte esencial en la vida del historiador. De manera tal que son muy importantes los momentos de redacción y divulgación del conocimiento alcanzado en diversos formatos (libros, artículos, presentaciones a congresos, confrencias, etc.). Todo ello nos brinda las herramientas para realizar lo que considero ocupa el día a día de todo científico: formularse preguntas, elaborar hipótesis, hallar respuestas y, sobre todo, compartir su conocimiento para el progreso de la ciencia histórica, y así entender el mundo y la sociedad en la cual vivimos.

Aficiones

Tengo muchas aficiones, me gusta mucho viajar e ir al fútbol, aunque ambas actividades con la coyuntura actual están muy difíciles de llevar a cabo. Por eso me dedico ahora más a salir a caminar, o en bicicleta, pasear con mi familia y mi perra, y con ello intentar desconectar un poco del trabajo semanal. Una “ley sagrada” para mi es: los fines de semana no se trabaja, e intento cumplirla (aunque a veces fracaso).

Centro o departamento

Departamento de Historia de América, Universidad de Sevilla

Línea de investigación en la que trabaja actualmente

Trabajo principalmente en cuestiones de historia militar, negociación y protección de las fronteras americanas durante la época moderna (siglos XVI al XVIII). Específicamente me centro en las milicias formadas por nativos guaranies en las reducciones jesuíticas del Paraguay y sus actividades para defender aquellas lejanas tierras. Otro tema fundamental para mi análisis son las cuestiones vinculadas a la Compañía de Jesús, especialmente sus actividades más temporales (comercio de armas, intercambio de productos, etc.) en detrimento de las evangelizadoras o religiosas más analizadas por los historiadores. Sobre este último aspecto me encuentro preparando una monografía que exponer una visión comparativa del accionar jesuítico en las fronteras de los Imperios Ibéricos, concretamente comparando los casos de Macao y Paraguay.