Guillermo Rodríguez Gutiérrez

Tecnología de los alimentos

Nombre de la mesa: ¿Cómo podemos hacer para que los alimentos sean más saludables tanto para nosotros como para nuestro planeta?

Temas sobre los que conversar

Los alimentos más tradicionales nos aportan no sólo el valor energético necesario para nuestro día a día, sino que además nos aportan una serie de micronutrientes completamente necesarios para nuestro desarrollo y otros componentes que nos ayudan a combatir enfermedades o a prevenirlas. Estos últimos son en muchos casos desechados a través de los residuos que se generan en el procesado de los alimentos. De esta forma no solo estamos desperdiciando algo tan valioso, sino que estamos generando un residuo que contamina nuestro medio ambiente. Las investigaciones que estamos llevando a cabo, y que ya están teniendo sus frutos, se encaminan a recuperar dichos componentes saludables promoviendo el aprovechamiento integral de los residuos como subproductos, lo cual conlleva a mejorar los alimento y con ello nuestra alimentación y a minimizar el impacto medioambiental de la industria alimentaria. El tema a desarrollar estará basado en la percepción de estos componentes saludables, su implicación en la dieta, y la repercusión medioambiental de los residuos., y cómo enfrentarnos al reto de los nuevos alimentos, más naturales, más funcionales y con una mejor gestión medioambiental.

Formación

Estudiante en el colegio San Francisco y en el Instituto Pino Montano, posteriormente licenciado en la Facultad de Química en Sevilla, y doctorado en el Instituto de la Grasa a través de la Universidad de Sevilla. Posterior estancia de dos años postdoctoral en el Centro de Investigación y Nutrición Rowett, en la Universidad de Aberdeen (Escocia, Reino Unido), y hasta la actualidad trabajando como doctor contratado en el Instituto de la Grasa-CSIC.

1 día en la vida de un científico

La carrera investigadora es bastante larga, pero sólo nos damos cuenta de ello al mirar atrás, y ciertamente tenemos muy poco tiempo para mirar el pasado, puesto que sin duda alguna es la vocación la que nos ayuda a superar las barreras para llegar a ser un investigador. Desde que nos levantamos por la mañana hasta incluso cuando dormimos todos ejercemos de investigadores. Investigamos continuamente el mundo que nos rodea, las circunstancias, las relaciones humanas, nuestros estudios, nuestro presente, pasado y futuro….estamos continuamente investigando.

La labor de un investigador profesional no difiere del día a día de cada uno más que recurrir a una forma ordenada de investigar, el método científico. Las ganas de saber, de solucionar, de avanzar y de aportar granitos de arena para que podamos vivir mejor son actitudes fundamentales en la vocación de un científico, seguro que todos tenemos esas inquietudes. El científico tiene la gran oportunidad de mejorar de alguna forma nuestra calidad de vida y comprender mejor lo que nos rodea. El saber es infinito, pero tenemos que comenzar desde un punto, y ese punto lo marca cada investigador y lo direcciona bajo su criterio para avanzar a través de proyectos concretos dentro de una gran variedad de áreas científicas.

Aficiones

Los investigadores somos personas normales con problemas normales y aficiones comunes. Desde chico me ha encantado hacer deporte y es una afición que mantengo y me ayuda en todos los sentidos, con el deporte no sólo mejoramos muestra salud física sino también la mental a la vez que nos ayuda a relacionarnos socialmente. Nuestra profesión nos ayuda a viajar y conocer otras formas de pensar y otras culturas, lo cual nos facilita la compresión y el llegar a tener una visión y una perspectiva mucho mejor no sólo en la investigación sino en nuestras vidas.

Centro o departamento

Departamento de Fitoquímica de los Alimentos perteneceiente al Instituto de la Grasa-CSIC.

Línea de investigación en la que trabaja actualmente

Obtención de componentes saludables y revalorización de subproductos provenientes de la industria alimentaria.