Buscar
Fotografía de Isabel Jiménez Sáez

Isabel Jiménez Sáez

Universidad de Córdoba

Formación

Durante mi etapa educativa he pasado por distintos tipos de colegios: estudié la primaria en el colegio privado Almedina, la secundaria en el colegio concertado Bética-Mudarra y el bachillerato en el instituto público Luis de Góngora. Esto me ha ayudado a desenvolverme en distintos contextos, a relacionarme y trabajar con gente diversa y a aprender a cambiar el rumbo de mi camino para conseguir mis metas, porque yo tampoco lo tenía claro cuando me preguntaban ¿qué carrera quieres estudiar? Por eso hice dos carreras, Traducción e Interpretación y Estudios Ingleses, dos másteres, Estudios Ingleses Avanzados y el Máster de Profesorado y ahora estoy haciendo un doctorado (sí, solo uno) en lingüística inglesa. También me he ido a estudiar al extranjero. Hice mi Erasmus en la Universidad King’s College London, una de las más prestigiosas (y exigentes) del mundo y dos cursos de verano en la Universidad de Utrecht, gracias a las becas UCO Global Summer de la Universidad de Córdoba.

Un día en la vida de un científico

El día a día de una científica es levantarse con preguntas y acostarse con más preguntas. Ser curiosa es requisito indispendable para ser científica, el segundo es querer aportar algo al mundo. Para mí es como ser policía, pero del lenguaje, cada palabra que digas la estaré analizando. No tengo pistola, soy yo, mi ordenador y mi botella de agua contra el mundo. Cada día voy al sótano de la biblioteca de la facultad de filosofía y letras donde está el depósito de libros, o “el zulo” como me gusta a mi llamarlo. Lo que más me gusta de leer el trabajo de otros investigadores es ver como discuten las ideas de otros o “se tiran beef”, como dirían los de la generación Z. Luego utilizo un programa de gestión de corpus para analizar el fenómeno lingüístico que esté investigando en ese momento en textos escritos reales, aunque a veces también realizamos experimentos con hablantes nativos o estudiantes de segundas lenguas. Pero no todo es investigar en “el zulo”, también viajamos a universidades de otros países para compartir ideas con otros investigadores y difundir los resultados de nuestra investigación por todo el mundo. Estar en contacto con gente que habla y piensa distinto es algo que me apasiona y me inspira. Me gusta pensar que adquiero una nueva personalidad cada vez que aprendo cómo se dice algo en otra lengua distinta a la mía.

Aficiones

Sacar tiempo para los hobbies es imprescindible para la salud mental y ser más eficaces en nuestras investigaciones. No podría vivir sin viajar, ir al gimnasio, escuchar música, leer, salir con mis amigos, pintar o maquillarme. Tengo muchas aficiones y muy poco tiempo, pero procuro dedicar un ratito cada día a hacer algo que me gusta.

Centro o departamento

Actualmente soy doctoranda y miembro del grupo de investigación Lingüística Cognitiva y Funcional (HUM-693) del Departamento de filología inglesa y alemana de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Córdoba.

Línea de investigación en la que trabaja actualmente

Actuamente estoy trabajando en mi doctorado que trata sobre una construcción gramatical en inglés que hasta hace poco se pensaba que no existía en español o que la habíamos calcado del inglés, pero unos pocos investigadores hemos demostrado que esta construcción existe en nuestra lengua y tiene rasgos propios que no proceden del inglés. Se entiende por “construcción” el emparejamiento convencional de una forma lingüística con un significado concreto. En otras palabras, una construcción gramatical es un esquema o patrón oracional que se utiliza para describir eventos básicos de nuestra experiencia. En concreto estoy estudiando la “construcción resultativa”, o el patrón “sujeto + verbo + objeto + oblicuo” que se utiliza para describir la idea de “X causa que Y cambie de estado a Z”, como por ejemplo “hierve el huevo duro” (el huevo se vuelve duro como consecuencia de hervirlo) o “me teñí el pelo de violeta” (el pelo se vuelve violeta como consecuencia de teñirlo). Lo que es interesante de esta construcción es que nos permite expresar en una misma oración la causa del cambio de estado (p. ej. hervir, teñir) y el resultado (p. ej. duro, violeta).