Buscar
Fotografía de Paula Muñoz Yélamo

Paula Muñoz Yélamo

Instituto de la Grasa – CSIC

Formación

Soy de Jerez de la Frontera y estudié allí hasta cuarto de la E.S.O. en el I.E.S. Sofía.

Al año siguiente decidí venirme a estudiar a I.E.S. Martínez Montañés de Sevilla, para poder estudiar el Bachillerato Internacional (IB) a la vez que estudiaba el Bachillerato L.O.M.C.E.

Elegí estudiar el Grado de Bioquímica en la Universidad de Sevilla y al acabar recibí una beca JAE Intro del CSIC que me abrió las puertas a trabajar investigando en el Instituto de la Grasa.

Un día en la vida de un científico

Afortunadamente, ¡todos los días son diferentes!

Hay días que hay mucho trabajo de laboratorio, hay días que llegas al laboratorio pero te quedas todo el día en el despacho sin ni siquiera ponerte la bata porque tienes que tratar los datos que has recopilado en tu experimento, o recopilar información suficiente para diseñar un ensayo nuevo.

Otros días te toca asistir a seminarios, conferencias o congresos – ¡a veces eso significa viajar por el mundo! – y otros te toca a ti preparar esas visitas o charlas. Eso sí, todos los días aprendemos cosas nuevas.

Aficiones

Hay muchos tipos de científicos, igual que hay muchos tipos de personas. Yo personalmente, a pesar de que disfruto mucho mi trabajo, también considero muy importante saber desconectar.

Para ello me encanta hacer deporte, quedar con mis amigos y disfrutar del solecito sentados en una terraza de un bar, salir de fiesta, leer… y sí, ¡de vez en cuando también disfruto de no hacer nada!

Centro o departamento

Departamento de Bioprocesos Aplicados a la Economía Circular del Instituto de la Grasa.

Línea de investigación en la que trabaja actualmente

En mi grupo nos dedicamos a darle una segunda vida a los residuos de la industria agroalimentaria como los purines (caca y pipí de los cerdos), alperujo (la pasta de aceituna que queda cuando se ya se ha extraído el aceite de oliva) o incluso la basura orgánica.

Para ello digerimos mezclas de estos residuos con bacterias, obteniendo así biogás para usarlo como combustible y unos residuos menos contaminantes que podrán usarse como fertilizantes.